Trabajamos desde...

 

Desde la psicología humanista se concibe a las personas de forma holística, esta perspectiva global del individuo nos lleva a tener en cuenta la naturaleza humana como un todo. Atendiendo por lo tanto a la totalidad de los factores que pueden influir en el desarrollo humano y en el crecimiento personal.

 

De las palabras de Carl Rogers, una de las figuras más destacables de este movimiento,  que se pueden leer en la cabecera de esta página; "el impulso hacia la autorrealización es innato en las personas", se desprende gran parte de la perspectiva de la que subyace el trabajo de Psicoterapia&bienestar. Además, Rogers postulaba que son las experiencias de  aprendizaje durante la niñez y otros avatares en sus relaciones con el mundo a lo largo de la vida,  las que pueden ayudar u obstaculizar esta meta. 

 

En otras palabras, todas las personas tenemos las condiciones necesarias y suficientes para el cambio terapéutico. No en vano, de estos planteamientos surge la llamada “terapia centrada en el cliente” según la cual el paciente pasa a desempeñar un rol más activo haciéndose también responsable del proceso terapéutico orientándolo así hacia su propio desarrollo personal. 

 

La terapia centrada en el cliente pasó con el tiempo a conocerse como “Terapia breve basada en soluciones (TBS)”, también denominada Terapia breve, se centra principalmente en lo que el cliente quiere conseguir a través de la terapia. Para ello, no se dedica mucho tiempo a indagar sobre el pasado de las personas sino que se centra en los objetivos concretos que podrán alcanzar en el presente para incidir en el futuro. 

La duración habitual de este tipo de terapias es muy variable en función de la problemática que se vaya a trabajar, pero generalmente estaría entre los tres y seis meses con una periodicidad de dos o tres sesiones al mes.

 

Otro de los grandes marcos de referencia que orienta nuestra práctica es la Terapia familiar sistémica, seguramente la idea principal que trasciende del paradigma sistémico sea considerar a la persona como un subsistema en el conjunto familiar, de tal manera que cuando hay cambios en el sistema, se producen también cambios en el individuo. 

Desde sus orígenes han sido muchas las subdisciplinas que han emergido entorno a la teoría general de sistemas como por ejemplo la Terapia estratégica, o la Terapia estructural, sin embargo no nos extenderemos tanto en estas corrientes herederas del enfoque sistémico, como en sus orígenes para exponer el último de los marcos de referencia de nuestro trabajo.

 

Milton Erickson a través de su discípulo Jay Haley, es uno de los profesionales que también influyó en el surgimiento de la terapia familiar; principalmente a través de sus técnicas paradójicas y metafóricas; sin embargo, este pionero en el uso de la hipnosis terapéutica, no solo influyó además en numerosas disciplinas de las que ya hemos hablado,  como la Terapia Breve o la Terapia Familiar; o en otras de las que hablaremos después como la PNL. Las aportaciones de Erickson en el campo de la hipnosis aplicada al ámbito terapéutico han estado y están a la vanguardia de la intervención clínica. Erickson considera que en el inconsciente de cada persona, residen todos los recursos necesarios para alcanzar el desarrollo personal y la hipnoterapia Ericksoniana resulta una herramienta muy eficaz para poner todos esos recursos al servicio de nuestra voluntad. 

 

La "Programación-Neuro-Lingüística", más conocida como PNL , parte de la investigación y sistematización del trabajo de reconocidos terapeutas como Fritz Perls (Gestalt), Virginia Satir (Terapia familiar) y el propio Milton Erickson (Hipnoterapia) entre otros; la PNL persigue transformar la forma en que pensamos, sentimos y actuamos para alcanzar nuestros objetivos. De tal manera que mediante este proceso, seamos capaces de replicar el camino recorrido hacia el desarrollo personal sin más ayuda futura del terapeuta que la mera supervisión.

 

​​"El impulso hacia la autorrealización es innato en las personas"

Carl Rogers