"Si te caes siete veces,
 
                 levántate ocho". 

Provervio chino






 Tradicionalmente se  ha relacionado

erróneamente el acudir al psicólogo

con estar "desequilibrado" o incluso 

"loco".  Afortunadamente, los mitos

relacionados con este tipo de creen-

cias se están superando en nuestra

sociedad.   Hoy día prácticamente nadie se pregunta;

 

   ¿Por qué tendría que ir yo al psicólogo si no estoy loco?

 

Sin embargo, todavía hay mucha confusión sobre cómo nos puede ayudar la terapia. Y es aquí donde conviene orientarnos a la hora de tomar una decisión de estas características. 

 

Hay muchas circunstancias en la vida en que nuestra salud emocional se ve seriamente amenazada. Estas situaciones a menudo pueden estar relacionadas con nuestra autoestima; dificultades para valorar nuestras cualidades. Con el ámbito de las relaciones; tanto en el entorno laboral como en nuestras relaciones sociales y familiares. Pero nuestro equilibrio emocional también puede verse amenazado por los miedos injustificados, como es el caso de las fobias, o por el estado de malestar generalizado, como ocurre con la depresión. Además de las adicciones y otras dependencias que pueden llevarnos a experimentar irritabilidad, estrés, dolor físico, ansiedad o angustia.  

Todas las personas tienen los recursos necesarios para superar estas y otras dificultades que la vida les pone por delante, sin embargo, hay circunstancias en que resulta casi imposible acceder a esos recursos que nos permitan alcanzar nuestros objetivos.

 

En ocasiones  compartir con nuestra pareja, amigos o familiares nuestras dificultades nos ayuda a retomar nuestro camino, pero en ocasiones esto no es suficiente. Muchas veces no encontramos alivio a nuestro malestar por mucho que intentemos solucionar nuestros problemas   

 

Ese es precisamente el momento en que la ayuda profesional se plantea como una opción. Y llegados a este punto conviene tener claras dos reflexiones; 

 

Por un lado, que en la medida en que no hay dos personas iguales, no podemos esperar dos tratamientos iguales ante un mismo diagnóstico. Es decir, igual que las razones que llevan a una persona por ejemplo a una depresión son muy particulares, también debe ser muy particular la forma de abordar la situación.

Por otro lado, es importante tener presente que un psicólogo no puede, ni debe, proponer curas milagrosas a las dificultades existentes. Por el contrario, el psicólogo debe proponer al cliente un proceso terapéutico, en el que se implique de forma activa, orientado hacia la superación de sus dificultades.

 

¿PORQUÉ DEBERÍA IR YO A TERAPIA?
¿PARA QUÉ DEBERÍA IR YO A TERAPIA?
TENGA UNA ENTREVISTA PREVIA GRATUITA

En cualquier caso, la mejor opción es siempre tener una consulta previa antes de comprometerse a iniciar un proceso terapéutico. Desde Psicoterapia&bienestar le ofrecemos la posibilidad de mantener una sesión gratuita en la que conocer a su terapeuta y valorar de primera mano las posibilidades que ofrece nuestro trabajo para dar solución a su problema.